emocionesdeprivadas

Esta declaración de Brené Brown, compartida por Goodreads, lleva directamente al problema de querer manejar las emociones inhibiéndolas, ocultándolas, haciendo que no aparezcan.

Se suele hacer esto con las emociones dolorosas, con aquellas que angustian y estresan. Las incómodas, impresentables, las que no se quiere que se vean.

Para ocultarlas se las niega, vehiculiza a través de racionalizaciones, se mal expresan disfrazándolas con el ropaje de otros sentimientos, se las mete en una cajita definitiva, se las transforma en síntomas, enfermedades o adicciones.

Y al deprivarlas, también se inhiben, se congelan, se aleja el contacto con las emociones positivas.Se pierde la posibilidad de disfrute, el contacto con el gozo y la alegría, la capacidad empática.

Y asi, en un pobre intento de no sufrir, se obtura también la posibilidad general de sentir.

Es desde la vulnerabilidad de ser seres emotivos que se abren las oportunidades de ser sensitivos.

También de encontrarse genuinamente con los demás y con el mundo.

Para sufrirlos, probablemente, pero fundamentalmente para disfrutarlos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios