zip

Esta frase de Jim Rohn marca la diferencia entre quedarse a esperar que los astros se encolumnen para que las cosas pasen y generar desde el protagonismo los cambios que se desean o necesitan.

Las optimizaciones rara vez se dan por casualidad, sino por la planificación, el trabajo y el esfuerzo de realizarlas.

La mejora en las relaciones no suele venir con el tiempo, si con la conversación honesta y congruente, el hacerse cargo de solucionar los obstáculos y el compromiso mutuo.

Los consensos no se construyen de tanto compartir espacios y tiempos, se desarrollan a partir de encuentros genuinos, diseño de significados comunes, articulación de acuerdos.

El bienestar no es traído por lo que llega sino tiene que ver con la actitud, la coherencia y el disfrute con que se toma lo que se vive.

Trabajar para alcanzar objetivos, para modificar situaciones, para ampliar posibilidades, para trazar nuevos caminos, es protagonizar la propia vida, elegir y hacer en consecuencia y honrar el estar siendo que se nos regala.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios