antesdehabernosencontrado

Julio Cortázar dejó establecido, con esta frase, el obstáculo que muchas veces impide no sólo el encuentro sino el diálogo, y por supuesto el acuerdo.

Se bajan los brazos, se evita la ocasión, se buscan subterfugios, para no hacer el esfuerzo de salir de la propia trampa perceptiva para encontrar al otro, sea este como sea.

Preconceptos, juicios, opiniones, propios y hasta ajenos, construyen una mirada, una presunción, una idea, una creencia tan poderosas, que impiden abrirse a observar, a ver, a descubrir.

“Es asi, es asá, tiene este color, piensa esto” …y se obtura el considerarlo, el mirarlo dos veces, el probar encontrarse.

Y cuando el encuentro se da, por obra de las circunstancias, del voluntarismo de otros o de la casualidad, la imposibilidad de ver complica la escucha, la validación, el respeto. 

Y se pierde.

Siempre que nos separamos antes de encontrarnos, perdemos. 

Perdemos a los otros.

Y perdemos la oportunidad de estar siendo nosotros a partir de los que los demás están siendo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios