momentáneos

 

Este juego de palabras de Cantinflas, dimensiona con claridad lo que es un momento.

Y es útil comprender que es un instante, que pasa rápido, que es “momentáneo” para aprovecharlo al máximo y también para soportarlo.

Un momento puede perderse si no se está alerta, y puede diseñarse para que sea un éxito.

Tiene la posibilidad breve de ser mágico, y único. Y por su brevedad puede perderse en el conjunto de otros momentos.

Reconocer que se tiene un momento invita  a trabajar en la intencionalidad,  la proactividad y la asertividad. Invita a ser claro, directo y a ir al punto.  

Convoca a lograr síntesis de contenidos, a perfilar la comunicación y hacerla congruente, a elegir el modo y la forma.

Eso da habilidades y construye responsabilidad, que no es más ni menos que la habilidad de responder al momento.

Considerar a cada momento como un paquete a abrir, una perla a disfrutar, una pregunta a responder, es acentuar sus posibilidades. 

Reconocer su levedad, rapidez y sutileza ayuda a pensar que pasará.

Hacerse cargo de vivir desde uno los momentos a vivir, es dar vuelo al protagonismo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios