conversación

Coraje, audacia para iniciar conversaciones que importen, es la propuesta de Margaret Wheatley.

Si son importantes esas conversaciones, entonces hay que diseñarlas.

Charlas sobre lo que se siente, para iniciar espacios de encuentro, de puesta de límites, de planteo de necesidades.

Pedidos de ayuda, propuestas de acompañamiento, solicitud de consejos, manifestación de intenciones, ideas a desarrollar.

Declaraciones de perdón, de amor, de cierre.

Evaluaciones precisas, validantes, abiertas. Opiniones propias, informadas, coherentes.

Iniciar una conversación desde la importancia que tiene para uno es marcar la manera de abordarla, generar un encuadre posibilitante, estar dispuesto a darle  el tiempo y el espacio que necesite.

Es brindar al interlocutor señales claras. Invitarlo a un encuentro desde la congruencia.

Alentarlo a construir juntos una conversación.

Y disfrutar el crecimiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios