cesaria

 

Directa y clara  esta declaración de Cesaria Évora .Una invitación a soltar aquello que no puede solucionarse.

Reconocer lo que no tiene arreglo, aquello que ya fue o lo que no puede hacerse, es dar el primer paso para liberar la energía, el pensamiento, el discurso interno, las ataduras.

Algo de lo más importante a dejar atrás es el pasado, las situaciones vividas, las relaciones de ese tiempo, los logros y las perdidas, los errores y los aciertos. Quedaron atrás y ya no se pueden tocar o cambiar. 

Y es liberador trabajar para no entregar tiempo a resentir, a explicar, a reclamar , a preguntar por qué.

El camino a soltar tiene varias sendas que, en aras de dar una respuesta saludable, pueden tomarse todas juntas.

La de la resignificación, que es dar una nueva mirada, actual y desde la perspectiva del estar siendo a aquello que quedó, congelado en el ayer, sin posibilidades de acción.

La del perdón. Perdonar no es olvidar, pero si liberarse del peso de una deuda que, muchas veces, es impagable. Es facilitar el encuentro con los recuerdos desde la compasión y el amor. Perdonar a otros, o perdonarse a uno mismo, es , también, una manera de soltar .

La de abrirse a nuevas experiencias.Involucrarse en relaciones actuales, desarrollar proyectos convocantes, crear oportunidades para las elecciones de hoy, es la manera de conectarse con lo que si se puede, y darle la dimensión exacta a lo que no.

Y así, libres, dedicar tiempo, esfuerzos, voluntades, a construir el presente.

Y disfrutarlo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios