tempestades

Esta frase de la sabiduría popular habla de la distancia que hay entre hacer y hacerse responsable de lo que se causa. 

Hay quien habla mal de los demás y se preocupa por lo que piensen de sí mismo. Otros crean conflictos, arman rencillas y luego quieren sostener un buen clima laboral. Están los que ofrecen ayuda indiscriminadamente y llegan a quejarse de que no tienen tiempo para sí.

Obrar y hacerse cargo de lo que se provoca con ese obrar es señal de madurez, de autocontrol, de equilibrio.

Implica reconocer riesgos, aceptar consecuencias , prevenir problemas y ser responsable de los propios actos.

Asegura el bien hacer, relacionarse desde una buena actitud, comunicarse congruentemente.

Y habilita el planificar, la evaluación y el reconocimiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios