habilidadcompetitiva

Seymour Papert reposiciona con esta frase a la habilidad para aprender, inherente al ser humano, como  la llave para ser competitivo a largo plazo.

Es que es la que hacer que cada día pueda ser un paquete a descubrir, que cada objeto de conocimiento se transforme en una golosina a desenvolver, que se vea en cada situación o interacción una oportunidad de conocer.

La que da movilidad a los esquemas mentales, genera las preguntas que realizamos, habilita crecimientos y desarrollos.

Validarla como recurso, posicionarse como aprendiz eterno, darse tiempo y generar contextos para aprender, es conectarse con las posibilidades e involucrarse en procesos enriquecedores.

Considerar cada persona como un facilitador de los propios aprendizajes en distintos aspectos, abrirse a conocer en cada situación a vivir,  instalar el aprendizaje como objetivo en cada proyecto, será una excelente manera de ser competente y al mismo tiempo disfrutar el hacer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios