claridad

Esta frase de Henri-Frédéric_Amiel es una reivindicación de la incertidumbre. 

Es que aunque se quiera tener todo claro antes de decidir, hay cosas que no se pueden prever, variables que quizás cambien , situaciones que se desarrollen de otro modo. 

Y aferrarse a la necesidad de no tener dudas, de verlo todo claro, puede detenernos infinitamente, o transformarnos en indagadores extremos.

Incluir en los proyectos la duda, el no saber todo, es desarrollar cintura para vivir cambios, es hacer aunque no todo este definido, es abrir la puerta a las posibilidades antes que cerrar opciones.

Todas las decisiones implican un quantum de incertidumbre. Validarla, reconocerla, vivirla sin ansiedades, hará que podamos hacer más y mejor.

Querer tenerlo claro todo todo el tiempo es uno de los obstáculos del aprendizaje. Impide la maravilla y el asombro de conectarse con lo que no se sabe. Enmascara la declaración de ignorancia, que abre la puerta a la innovación y al conocer.

Darle el espacio justo a lo que no se sabe con certeza, es disfrutar la conexión con lo que si se sabe.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios