perdersetambienescamino

Esta hermosa frase de Clarice Lispector reconcilia con los obstáculos, los errores, las decisiones que no salieron bien, y que, sin embargo, fueron la forma de caminar hasta el lugar en el que se está hoy.

Considerar al perderse como parte del camino es validar los aprendizajes, reconocer las incertidumbres, incorporar las dudas en los procesos de cambio y crecimiento.

También, trabajar sin el miedo a equivocarse, capitalizar lo que no sale bien como parte de lo que se está construyendo, incorporar los pasajes en sombras en la historia completa del caminar. Aceptar lo que cuesta encontrar un camino directo,  minimizar el costo de no saber dónde se va, e incluir en el plan las posibles desviaciones. 

Asimismo, es una oportunidad para reconocer las necesidades,  pedir ayuda, solicitar guía, agradecer los acompañamientos. Abrirse  a percibir lo que el momento trae.

Y es fundamental aprender del estar perdido. No juzgarse mal por dudar o pisar en falso, sino descubrir qué lecciones dejaron esas situaciones, que habilidades  o herramientas nuevas dejaron y qué actitudes y talentos convocaron.

Saber que, aún confundido, se camina. Y levantar la vista para descubrir nuevos paisajes.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios