menosymascortazar

Puede adoptarse esta frase de Julio Cortázar como una suerte de definición del resentimiento.

De ese círculo  en el que las personas se encierran cuando mantienen atado al presente, con sus pensamientos, decires y emociones , algo que ya pasó, y que no se puede alterar.

Y  ese recordar más es enriquecedor con aquellas situaciones que dan felicidad, fortalecen la autoestima, reasseguran las elecciones actuales.

Pero inmoviliza, frusta y deja sin posibilidades cuando ese recordar está enfocado en resentir problemas, errores, aspectos del pasado que aunque ya no se pueden cambiar y terminaron, siguen teniendo poder sobre el presente.

El lógico sentir menos se obtura al impedirlo con discursos recurrentes sobre lo que pasó, podría haber pasado o tuvo que pasar y no pasó. Con el indagar para seguir abriendo opiniones, juicios y consejosse tejen redes en los que quedan atrapadas las percepciones.

Y no se puede quitar la mirada de lo que se resiente,  cuesta mucho conectarse con otros sentimientos, y el hoy se ve coloreado, oscurecido por una versión que intenta repetir el ayer.

Dar a lo que pasó el lugar adecuado, soltar las deudas que ya la vida no podrá pagar, dejar de volver a contarlo una y otra vez, son pasos a  dar para liberarse de este tipo de procesos.

También disfrutar el presente, generar proyectos que enrolen en nuevas actividades, pararse en los logros para avanzar desde allí.

Mirar hacia adelante para asegurar que se camina en esa dirección.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios