nueve posibilidades

 

Este párrafo que Ana María Rossi compartió en Facebook habla de la riquísima complejidad de la comunicación humana.

Cada vez que  intercambian significados dos interlocutores, intercambian lo que dicen y lo que muestran en la comunicación no verbal, y lo que dicen está fundamentado por lo que piensan y sienten, coloreado por lo que opinan de si mismos, del otro y del tema que les ocupa.

Este entramado puede llevar a los malentendidos, si.

Y también hacer de cada encuentro un rico crisol de entendimientos.

Si tengo en claro lo que pienso y siento, y eso me sirve para elaborar un mensaje claro.

Si lo que pienso del tema hace que me comprometa en desarrollarlo ampliamente o en desestimarlo si no vale la pena , no es oportuno o necesario.

Si mi opinión del otro ayuda a considerarlo un interlocutor válido, escucharlo desde el compromiso y la apertura.

Sólo hace falta comunicarse.

Con claridad, honestidad y compromiso. Sin juzgar, intentar cambiar al otro. Aceptando, validando. Eligiendo qué decir y cómo decirlo. Preguntando para entender. Disfrutando el encuentro. Multiplicando las posibilidades de entenderse.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios