personas felices

Fuerte este postulado de Simone de Beauvoir, y sin embargo liberador, si podemos verlo como la posibilidad de ser nosotros mismos no importa la historia que tengamos, la que hayamos vivido, la que nos legaron.

La oportunidad de hacer el hoy, las elecciones actuales, las decisiones que se toman, lo que se hace en el momento, el eje de lo que estamos siendo.

La opción de no atarse a pasadas glorias que ya no nos representan , ni tampoco a viejos dolores que se resienten para mantenerlos activos.

También el darle el lugar adecuado, de abono para el crecimiento, de contenido para el aprendizaje, de memorias habilitantes.

No anclarla en el presente con los “debería”, “asi se hizo siempre”, “es lo que me preparé para hacer”, ” es un mandato familiar”…

No intentar que el hoy pague las deudas incobrables del ayer.

Soltar la historia para escribir y disfrutar el momento. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios