albaynoche

Bellísimo proverbio náhuatl este que habla del camino que inevitablemente hay que recorrer para llegar a cualquier objetivo.

También de la incertidumbre, la duda, la inseguridad que conlleva el caminar hacia lo que se quiere lograr.

Incluir este camino de la noche en todos los procesos es comprender las necesidades, reconocer lo que costará, validar el esfuerzo,  y planificar los pasos.

Visualizar el alba tras los pasos más escabrosos alienta la esperanza, amplía la paciencia, da ánimos y ayuda a sostener la intencionalidad.

Comprender que todo proceso requiere tiempo, que se necesita andar para llegar, habilita la preparación adecuada, el sostén de las incertezas, el capitalizar recursos.

Aprender a esperar haciendo, caminando,  hace que la espera sea parte de algo más amplio. Y transforma las transiciones  en algo para disfrutar.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios