miedodecometerunerror

El miedo a equivocarse, como plantea Elbert Hubbard en esta frase, es uno de los mayores obstáculos con el que podemos encontrarnos: no solamente obtura posibilidades, sino que deja paradas , inactivas, a personas capaces, poderosas y aún decididas.

No considerar al error  como parte de cualquier proceso  implica temerle, tomarlo como signo de fracaso o incapacidad y perder la posibilidad de utilizarlo como herramienta de control y medición.

Creer que el equivocarse denota incapacidad, torpeza o falta de atención es obviarlo como espacio de aprendizaje, como posibilidad de evaluación y señal de cambios necesarios.

Denostar a quien se confunde, yerra o no acierta, es etiquetarlo por una acción que no sólo es común a todos, sino que también implica hacer, probar, tratar, que son mucho más valiosas para ser destacadas  que equivocarse. 

No se trata de no señalar las equivocaciones, ni de no marcar errores, sino de señalarlos a tiempo y de manera validante,  incluirlos como posibles en cualquier proceso de aprendizaje o crecimiento, capitalizarlos como señal de alerta y utilizarlos para reconocer, profundizar y solucionar situaciones.  

Más que temerles, invitemos a los errores a que nos muestren cómo hacer mejor.

Y aunque vayamos a equivocarnos, hagamos igual, y disfrutemos el hacer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios