frases-de-ambicion-de-Federico-Garcia-Lorca-01

Con esa poesía que de tan directa es sutil, Federico García Lorca nos regala en esta frase el reconocimiento a las heridas que se afrontan al querer crecer.

Arañazos que tienen que ver con soltar lo seguro, lo conocido, lo que ya sabemos. Con caminar solos, detrás de quimeras que sólo ven nuestros ojos.

Costos por arriesgarse, por animarse, por hacer más allá de las propias posibilidades.

Entregas necesarias para abrazar otros proyectos, para  soltar amarras, para volar otros cielos.

Estos dolores de crecimiento son la manera en que se facilita el darse cuenta del esfuerzo, de las ganas, del hacerse cargo de construir la diferencia.

Y se ubican en el lugar adecuado,  el de las medallas ganadas, cuando se logran los objetivos, se consigue lo que se busca, se araña la luna.

Correlato lógico del crecer, alimentan las anécdotas y satisfacen la autoestima.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios