eleanor

Hacer desde el corazón, propone Eleanor Rossevelt, porque de todas formas los demás van a hablar.

Concentrarse en lo que se quiere, en lo que se necesita, en aquello que motiva, y dejar a un costado los juicios , opiniones, declaraciones de quienes desde el mejor amor, desde la envidia, desde el deseo de meterse en la vida de los demás, desde el creer saber más, vierten su pensamiento sobre lo que se hace.

Soltar el peso de dar poder a las opiniones ajenas.

Encontrar el equilibrio necesario para aprovechar lo que traen de información valiosa y abandonar la presión de dar atención a todo lo que los otros dicen.

Conectarse con los propios valores, con los planes que se trazan desde las propias ideas, con el hacer particular.

Y escuchar otras ideas que complementan, una dosis de elogios y acompañamiento desde el aplauso, el señalamiento de algo que podría mejorarse, dándoles el lugar que tienen que tener.

Poco más, y en su justa medida. 

¡Hasta pronto!

Andrea

Anuncios