masinteligente

El reunir alrededor de uno a la gente adecuada es vital no sólo para la realización de logros sino también para la convivencia durante el proceso.

Ir más allá, es decir rodearse de gente que pueda más que uno, que sea más inteligente, como dice John Fitzgerald Kenedy, que de alguna  manera  vuele más alto, amplia las posibilidades de crecimiento y evolución.

Claro que para eso, es necesario reconocer a quienes contratar, enrolar o invitar a acompañarnos. Estar al tanto de quien es quien, relacionarse con aquellos que interesan, considerarlos recursos con los que abrir conversaciones de acuerdo, comunicar lo que se quiere hacer o lo que se busca lograr.

Trabajar en las propias habilidades de delegación, liderazgo y apertura. Para establecer maneras adecuadas de compartir el trabajo, los proyectos, las aventuras que se vayan a realizar junto con esas personas.

Desde la envidia, la inseguridad ante el crecimiento del otro, la necesidad de controlar , la búsqueda de protagonismo permanente, se pueden  estropear proyectos, arruinar relaciones, y transformar el hacer en un castigo para todos.

Habilitar el crecimiento de los demás compartiendo tareas es uno de las mejores formas de crecer. Da el tipo de satisfacción que abraza, que alienta y motiva.

Y en la medida que cada uno vuela, la bandada se mantiene en lo alto y llega más lejos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios