desilusiones

¿Y qué se puede hacer con los ojos abiertos y el corazón cerrado?

¿Ver lo que creemos que es la realidad y no sentir lo que provoca, o dejarlo de lado? ¿Dar protagonismo a la razón y postergar lo emocional?

A veces se reacciona así ante las desilusiones, pero también ante los logros, los desafíos. En un intento de comprender, se diseccionan desde el discurso y el análisis intelectual, en una distancia que les quita lo emotivo.

Marilyn Monroe alerta con esta frase a tener en cuenta la coherencia, a dar lugar a los sentimientos.

Porque estarán allí, aportando color, vida, motivación. Dando información complementaria y útil.

Abrirse a sentir implica reconocerse,  desarrollar la distancia óptima y conectarse con las situaciones desde lo que uno es.

Requiere trabajar la honestidad personal, la apertura y la autoconfianza.

Y tiene la recompensa del equilibrio. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios