dondeestes

No esperar para hacer, eso es lo que parece decir esta frase.

Habilitarse a realizar lo que pueda realizarse, en el lugar en que uno está y con lo que tiene a la mano es poder trabajar desde la zona de confort.

Es involucrase en ser parte de la solución en cuanto se define la necesidad.

Implica apelar a los recursos que se tienen, construir desde el mismo espacio en el que se está.

Iniciar procesos, ampliar las propias oportunidades, salir desde los que ya se está haciendo.

Sin esperar que aparezcan soluciones mágicas, ni postergar hasta tener todo lo que creemos necesitar, o dar a otros la responsabilidad y el poder de ser los generadores.

Dar un paso hacia adelante. Y después sí, abrirse a pedir ayuda, a aliarse con otros hacedores, a crecer desde una planificación organizada.

¿Qué podés hacer ya, con lo que tenés a la mano, ahi donde estás? Preguntátelo cada vez que se te cruce una idea.  Hace en consecuencia. Y estarás creando realidades.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios