elamorcrece

 

Con la calidez de siempre, Antoine de Saint Exupery habla en esta frase, hermosamente ilustrada en una mano pintada de Svetlana Kosolova, de la posibilidad de crecimiento imparable del amor.

Crece con cada hijo, amigo, mascota o proyecto. Crece en situaciones adversas, en medio de injusticias, en relaciones difíciles.

A él hay que apelar para encontrar maneras de entender, comprender y percibir. Para llegar a acuerdos, anudar encuentros, asociarse. 

También para soltar sin herir,  cerrar sin rencor y  decir que no desde el mejor lugar.

El amor nos da respaldo para ser empáticos,  alentar sin empujar,  validar desde el respeto.

Y está ahí, no se ha ido.

Hay que pedirle que ayude en cada proceso. Que coloree las relaciones. Que dé fuerzas a los esfuerzos.

Que siga creciendo, hasta abarcar el mundo. 

Claro que hay que ayudarlo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios