puedequeaprendas

Cuando como dice J.P McEvoy , nos abrimos a escuchar  a otros, nos habilitamos a descubrir la manera en que interpretan el mundo, cómo se consideran a sí mismos  y que piensan del tema que se comparte.

Cuando se escucha bien, comprometida e intencionalmente, se facilita la expresión,  se logra una conexión más profunda y auténtica y se abre un espacio de comunicación que va más allá de las palabras y se expande a la comprensión. 

Para lograrlo, se necesita dejar a un lado los juicios que se tienen sobre el otro y sobre su forma de ver el contenido de la conversación y esforzarse en conocer.

Y en la medida que se conoce, se puede aprender.

Por eso, aunque creamos que la escucha es un regalo para los otros,  lo es también y fundamentalmente,  para quien escucha.

Es la clave para generar encuentros enriquecedores y validantes.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios