soltar y no aferrarse

Eckhart Tolle habla en esta frase del soltar como elección antes de aferrarse o defenderse.

Soltar como decisión de poder. Frente a la situación de sostener relaciones desgastantes, enconos acendrados, dependencias angustiantes.

Dejar ir para no transformarse en lo que no se quiere ser a fin de seguir teniendo lo que en realidad ya no se tiene.

Abandonar luchas inútiles, espacios que han dejado de pertenecer, proyectos que de sueños se han tranformado en obligaciones pesadas.

No es fácil, es como si de pronto hubiera que abandonar lo que ocupaba el discurso, los pensamientos, el sentir. Sin embargo se puede.

Requiere trabajo personal. Lo bueno es que depende de uno mismo, y es posible.

Si se suelta eso, aunque cueste, se recuperaran las ganas, se liberarán las ideas, se abrirán posibilidades de mirar de otro modo.

Se encontrarán otras cosas en que ocuparse. 

Y al no tener ya que aferrarse o defenderse,  se podrá volar.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios