curiosidad

Darle poder a lo que no se sabe para hacer la vida fascinante es una propuesta liberadora de Wislawa Symborska, que Graciela Melgarejo utilizó para cerrar su nota en La Nación.

 Implica , quizás, soltar la necesidad de tenerlo todo claro todo el tiempo, de controlar el futuro, de no dejar nada librado al azar.

Invita a  sentarse a lomos de la incertidumbre para salir a cazar preguntas. Dejar que el no saber cale hondo hasta que , ineludiblemente, comiencen a aparecer las ideas. Probar a jugar a que se sabe algo que complementa ese no saber.

A abrir la puerta a que aparezcan los otros, con sus saberes o sus opiniones, con sus pedidos y sus invitaciones, con su manera de ser distinta a lo que se supone.

A disfrutar lo que aun no tiene nombre, ni forma, ni marco, porque aún es posibilidad.

Y son las posibilidades las que convocan , lo demás ya se sabe.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

Anuncios