flor

Sí, asi como lo dice Alejandro Dolina, la esperanza, que quedó en el último rincón de la Caja de Pandora, es así de fuerte, de resiliente y de permanente. Siempre está ahí, aunque sea en el medio de las peores situaciones.

Por eso esta frase es una invitación a convocarla, a protegerla, a sostenerla, a reconocerla y validarla.

Aparecerá cuando creamos que todo está perdido, que nos hemos quedado solos, que ya no pasará otra cosa. 

También cuando consideremos que los demás no pueden cambiar, no se van a mover o no nos van a escuchar.

Confiemos en ella, traerá posibilidades, nuevos modos, otros aires. Aportará una mirada ingenua que habilitará otros descubrimientos. Una claridad que permitirá ver lo que antes no se veía. Palabras nuevas para decir lo que no se decía.

Llegará en forma de preguntas, de consejos, de ofertas. Vendrá empaquetada en abrazos, en sonrisas, en suspiros.

Estemos atentos. Ahí, contra todas las adversidades, aparecerá la esperanza.

Y tenderá su mano salvadora.

¡Hasta la próxima!

¡Muy buen fin de semana!

Andrea

Anuncios