todo trabajo

¡Claro, Mary Poppins tenía magia! Y si embargo, es encontrar las ganas, el atractivo, la paciencia y la intencionalidad, verle lo divertido a un trabajo.

¿Es necesario algo de magia para eso? Hace falta actitud. Conectar lo que hay que hacer con algo que de placer, que aliviane la tarea, que determine que se disfrute.

Puede ser el resultado esperado, la compañía en que se hace, el regocijo que da aprender, las habilidades que se desarrollan…

El desafío que representa, los cambios que genera, la busqueda de superar límites, los recuerdos que despierta, las conversaciones que s epueden tener al respecto…

No será como jugar, pero si habilitará involucrar lo lúdico en el hacer.

¡Y eso, ya es mágico!

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios