relojdescompuesto

¿Es posible , entonces, que de la boca de los equivocados salga algo cierto? ¿Que si consideramos un discurso falso y no lo escuchamos, podemos perder alguna información valiosa?

La frase de Woody Allen invita a pensar en recuperar una escucha menos selectiva, pero mas precisa. Esa que habilita discernir las perlas en medio de la arena.

Que nos prepara para utilizar un tamiz y evitar tirar todo sin analizarlo.

Ya sea que  las palabras vengan empaquetadas  de una manera que no gusta, hiere o cansa…¿que dicen?  ¿puede servirme algo de esa información? Aunque se vistan de queja, de consejo no pedido, de sermón o de crítica…¿hay algo aprovechable? ¿que habilite a cambiar, a crecer, a mejorar? ¿Que permita  redescubrir al otro?

Antes de tirar los relojes descompuestos, entonces, reconozcamos que pueden estar, justo en ese momento, dando la hora justa.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios