pajaritosohistorias

 

Estamos hechos de historias, dice Eduardo Galeano con esa magia en juntar poesía y realidad que lo caracteriza.

Historias de vida, claro, hechos que han determinado el camino recorrido, donde nacemos, vivimos, qué familia tenemos, que se estudia, que se hace, que decisiones se toman.

Historias que contamos acerca de esas historias de vida. “A  mi me favoreció ser la menor de la familia”. “Me costó todo por ser el mas chico”. “Un pueblo de provincia es el peor lugar para crecer.” “Crecí con bicicleta en la calle, sin cerrar las puertas con llave, y eso me dio confianza”.

Historias que cuentan otros y que adoptamos. “Vos podés hacer lo que te propongas” . “No te sale nada bien”. “Usted necesitaría conectarse de otra forma con las personas”. ” Deberías estudiar abogacía”

Historias que reciclamos. “Cambié de trabajo y eso me cambió la vida” . “Creo que a los 50 años me encontré conmigo mismo”

Historias que no contamos. “No le voy a decir eso porque se va a ofender”. “Tendría que habérselo explicado pero nunca me animé”. “Me contaron esto de ella aunque yo en realidad no le pregunté” , “Me parece que le cayó mal , pero bueno, ¿para que voy a decirle algo?, ya se le pasará.

Historias vividas,  hechos que pasaron, que son asi y no cambian.

Historias contadas, disfrutadas, sufridas, ocultadas, gritadas, usadas, cambiadas, elegidas, “colgadas en cuadritos”, “barridas bajo la alfombra”, son producto de los juicios, opiniones, selecciones, sentimientos que desarrollamos a partir de los hechos.

Los hechos están, pero elegimos cómo vivirlos. Y las historias tienen mucho que ver.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

Historias. 

Anuncios