“Si el amor aprieta, no es tu talla”. Pin de Luna Garcia en Pinterest.

noestutalla

El amor y todas  sociedades, agrupaciones, proyectos con otros. Si aprietan, no son tu talla.

Esta frase que Luna García publicó en Pinterest habla de la necesaria comodidad en las relaciones. Se suele trabajar para que los vínculos sean estables, enriquecedores pero no siempre se buscan cómodos. 

Dan la talla cuando se puede ser uno mismo, se decide y hace lo que se elige, se vive en libertad.

Si habilitan, promueven, sostienen, acompañan, ayudan, validan, valoran.

Cuando son útiles,nutricias,  comunicables, presentables, mostrables.

Como las prendas que quedan apretadas, las relaciones incómodas dejan marcas,  crean contracturas, ahogan.

Hacen que uno no quiera salir, que se sienta inseguro ante la mirada de los demás, que busque esconder eso que no funciona.

Revisar si los procesos relacionales en los que uno se involucra son del talle que corresponde, si se ha variado y ya no andan, si uno tiene que volverse otro para caber en ellas implica respetarse, hacer por uno, elegir lo que hace bien.

Es validar los cambios y las elecciones, soltar las modas y abrirse al bienestar.

¡Hasta la próxima!

Andrea

” La única habilidad competitiva a largo plazo es la habilidad de aprender” Seymour Papert, destacado científico computacional, matemático y educador sudafricano.

habilidadcompetitiva

Seymour Papert reposiciona con esta frase a la habilidad para aprender, inherente al ser humano, como  la llave para ser competitivo a largo plazo.

Es que es la que hacer que cada día pueda ser un paquete a descubrir, que cada objeto de conocimiento se transforme en una golosina a desenvolver, que se vea en cada situación o interacción una oportunidad de conocer.

La que da movilidad a los esquemas mentales, genera las preguntas que realizamos, habilita crecimientos y desarrollos.

Validarla como recurso, posicionarse como aprendiz eterno, darse tiempo y generar contextos para aprender, es conectarse con las posibilidades e involucrarse en procesos enriquecedores.

Considerar cada persona como un facilitador de los propios aprendizajes en distintos aspectos, abrirse a conocer en cada situación a vivir,  instalar el aprendizaje como objetivo en cada proyecto, será una excelente manera de ser competente y al mismo tiempo disfrutar el hacer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Un corazón en paz, ve siempre una fiesta en todas las aldeas”. Anónimo.

corazonenpaz

Esta frase habla de la razón de la empatía, de la mirada optimista, de la validación: tener el corazón en paz.

Haber trabajado la propia coherencia, construido la tranquilidad, desarrollado el desapego a los propios juicios y también a los ajenos, da la posibilidad de conectarse de manera armónica con el mundo.

Soltar los preconceptos, no intentar cambiar a los demás, abrirse a la comprensión  asegura una mirada respetuosa, fortalecedora de la autoestima, contenedora.

Confiar en los otros, aceptar lo que no se puede modificar, comprender el camino que cada quien recorre, es habilitar la conversación, instalar contextos facilitadores, otorgar espacio y tiempo. 

Y da paso al disfrute, a maravillarse por lo descubierto en los demás, a gozar en el encuentro y la interacción.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?” Julio Cortázar, escritor, traductor e intelectual de nacionalidad argentina, francés por elección. que hoy estaría festejando su 100° aniversario.( 1914-1984)

juegosdeilusion

Julio Cortázar apunta con su magia literaria a desarmar la creencia de que la felicidad aparece y desaparece, se muestra o no, es una ilusión, se vive de a ratos…

La felicidad, o al menos aquellas cosas que hacen felices a cada uno, se pueden construir, conseguir, trabajar, desarrollar.

Para eso, hace falta autoconocerse, aceptar lo que se está siendo, reconocerse en tanto aprendiz, explorador, optimista o plácido.

Y, fundamentalmente, depende de la intencionalidad en la actitud de encontrar el gozo, el disfrute, la paz, el bienestar , la felicidad, en la vida que se va viviendo.

Validar lo que se elige, conectarse con lo que hace bien, buscar lo que complementa y levanta la autoestima. Compartir lo que se logra, y también lo que se quiere conseguir, asociarse con otros en la realización de proyectos.

Meter las manos en la tierra, leer, jugar con animales, salvar a las ballenas, tejer, escribir, coser, bordar, abrir la puerta para ir  a jugar, coleccionar estampillas, pintar acuarelas, hacer negocios, volar a vela, construir con fósforos, almorzar en familia, cocinar…

Agreguen a esta pequeña lista lo que los hace felices.

Y ocupense de conseguirlo.

Trabajen desde adentro y afuera para lograrlo. Y disfrutenlo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”. Dalai Lama, líder espiritual del lamaísmo o budismo tibetano.

acepta

Acepta, propone el Dalai Lama.

Y aclara, no es resignación.

Tampoco es dejar de buscar lo que se quiere o necesita. Sin embargo, hay cosas que no se pueden cambiar y que si no se aceptan se resienten, se sufren con la misma pasión con la que dolieron, se atan al hoy como inhabilitadores.

Se discuten, pelean, recuperan desde el discurso, se les pone energía que podría utilizarse en otra cosa, se les da lugar en el escenario aunque deberían dormir entre bambalinas.

Aceptar es poner cada cosa en su lugar. Es validar lo que no se puede hacer y dar lugar a nuevos proyectos y relaciones.

Es dejar quietos los recuerdos, los errores cometidos, lo que será siempre así, lo que no se puede modificar.

Y aunque parezca ser bajar los brazos es una actitud de protagonista. Hacerse cargo de decidir que impacta en uno, a qué se le hace caso, qué se elige.

Aceptar es pararse en lo que se tiene para reconocerlo y luego, poder seguir adelante.

Aceptar es recuperar la vida. Y empezar a disfrutarla.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

” Hablan mucho de la belleza de la certidumbre, como si ignorasen la belleza sutil de la duda. Creer es muy monótono; la duda es apasionante” . Frase de Oscar Wilde, escritor, poeta y dramaturgo irlandés (1854-1900) compartida por Círculo de Lectores en Facebook.

dudacirculodelectores

Oscar Wilde celebra con este párrafo compartido por Círculo de Lectores,  a la duda. Y le adjudica la belleza y  el don de apasionar.

La herramienta más eficaz de la duda es la pregunta.

La pregunta  sirve para cuestionar creencias. No aquellas creencias fundantes que dan razón de vivir, sino las certidumbres que dejan sin armas, que inmovilizan , que hacen actuar temerosamente.

Esas cajas que, formadas por la percepción y construidas por el lenguaje, arman el marco a un mundo que no se puede cambiar.

Indagar, repensar, abrir nuevos espacios de pensamiento, es apelar a la creatividad y también a la libertad.

No dejar que las certezas nos impidan intentar conversar, ampliar contextos, probar opciones, hacer lo que elegimos.

Y si las dudas aparecen, como hacen ante cada proyecto que abarcamos, utilizarlas para aprender, para prever, para planificar mejor.

¡Hasta la próxima!

Andrea

“La cueva a la que te da miedo entrar contiene el tesoro que buscas”. Joseph Campbell, mitólogo, escritor y profesor estadounidense (1904-1987)

lacueva

¿Cómo descubrir el tesoro si no se deja de lado el miedo ? parece preguntar Joseph Campbell con esta frase.

Y hay tantos tesoros que se pierden  por no sortear la incertidumbre, por no avanzar a pesar del temblor de piernas o las mariposas en el estómago.

Oportunidades que se dejan de lado por temor a perder lo que se tiene, a salir de la zona de seguridad, a lastimar la propia reputación.

Conversaciones que no se establecen por no tolerar la idea de ser rechazados o de recibir un no.

Incomodidades que se alargan por el presupuesto de que el planteo de la situación es mucho peor que lo que se sufre.

Sufrimientos que no se abren por miedo a ser mal vistos, o a tener que afrontar decisiones fuertes.

Por no entrar a esas cuevas se pierden posibilidades, pero también se agosta la autoestima, se limitan las acciones, se instalan círculos viciosos.

El miedo vive fundamentalmente en el lenguaje. 

Y si decirlo es empezar a reconocerlo, luego será tiempo de trabajarlo.

Trabajar el miedo es liberarse.

Después sólo queda salir a buscar tesoros.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 75 seguidores